Maialen Chourraut logró la plata en Tokio en piragüsimo K1. También fue oro en Río y bronce en Londres, por lo que la guipuzcoana ha hecho historia en nuestro deporte.

¿Es consciente de su nuevo éxito?

Ya me lo empiezo a creer, pero todavía no lo he asimilado. Fue un día intenso y largo. Necesito descansar y ver que en el bolsillo de mi chaqueta sigue la medalla y está ahí de verdad. Estoy en una nube.

¿Es distinta esta medalla?

Todo lo comparo. La vivencia de Río fue muy intensa, algo que tiene mucha fuerza. Al acudir a Tokio no he podido evitar comparar. Allí en Brasil al dormir pensé que había sido un sueño. Cuesta asimilar todo esto. Aprecio ahora mucho más estas medallas olímpicas. Veo más la dificultad.

Existe un gran ambiente en su deporte.

Me encanta la familia del slalom. Luchamos en el agua, pero somos una familia especial. Nos sacamos siempre unas fotos juntos. Cada fotografía de familia es tan especial. Intentamos luego ser mejores que las otras, pero admiro a mis rivales, que tienen una navegación espectacular. Ahora tenemos mucho que celebrar y agradecer, a tantas personas que se han emocionado y que me ayudan. Tengo trabajo para devolver ese apoyo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad