La Audiencia Nacional ha dictado una sentencia importante en lo que atañe a la legitimación de las federaciones autonómicas para impugnar una resolución de la federación española en la que están integradas. Se trata de la sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional el pasado 22 de octubre de 2014, a propósito del recurso de apelación interpuesto por la Federación Vasca de Automovilismo, contra el auto de 1 de abril de 2014, del Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo nº 10 de Madrid, relativo a una resolución del Consejo Superior de Deportes sobre expedición de licencias.

La Audiencia Nacional no entra en el fondo del asunto. Simplemente se limita a reconocer la legitimación de la federación territorial para impugnar los acuerdos de la Federación Española en materia de licencias y ordena al Juzgado que pase por esa declaración y falle sobre el fondo de la cuestión.

El Consejo Superior de Deportes había desestimado inicialmente el recurso de alzada interpuesto por la Federación Vasca citada contra la expedición de licencias estatales por parte de la Real Federación Española de Automovilismo. El Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 10 dictó auto por el que estimaba la falta de legitimación de dicha federación autonómica e inadmitió el recurso. Finalmente, la organización vasca acudió a la Audiencia Nacional, que acaba de revocar la sentencia anterior, admitiendo la legitimación activa de la misma.

Razona la Audiencia que "el argumento de la Sala de instancia, que conduce a la decisión de no admisión del recurso, se basa en que se trata del supuesto “previsto por el artículo 20-b) de la Ley Jurisdiccional, en base a que la federación recurrente, la Federación Vasca de Automovilismo, no está legitimada para impugnar resoluciones dictadas por la Administración en ejercicio de potestades administrativas que a la misma competen y que la actora ejerció inicialmente por delegación de dicha Administración".

Sin embargo, aclara que "en el caso ahora debatido Â… se trata de impugnar la expedición de licencias estatales por parte de la Real Federación Española de Automovilismo, al considerar que dichas licencias debían haberse expedido por la Federación Vasca, solicitando por ello la nulidad de las mismas y la exigencia por parte del Consejo Superior de Deportes a la Real Federación Española de Automovilismo de que no pueda expedir licencias a residentes vascos de forma independiente y directa, sino a través de la homologación de las licencias expedidas por la Federación Vasca".

Aclara la sentencia que en este caso se trata del ejercicio de la potestad disciplinaria, debiéndose tener en cuenta lo siguiente:

"a) Que la facultad de expedir licencias no se contempla en el art. 33 de la Ley 10/90 como una facultad delegada, máxime si tenemos en cuenta que las licencias que se impugnan son licencias de carácter estatal y no autonómicas.

b) Que las federaciones además de asumir funciones o competencias delegadas asumen funciones propias.

c) Que la integración de las federaciones deportivas autonómicas en las federaciones españolas no implica, en ningún caso, pérdida de su personalidad jurídica de su patrimonio propio y diferenciado, de su presupuesto y de su régimen jurídico particular, y

d) Que a tenor de lo establecido en el art. 3 de la Ley 10/90 los actos realizados por las federaciones deportivas españolas en el ejercicio de las funciones públicas de carácter administrativo, son susceptibles de recurso ante el CSD, cuyas resoluciones agotan la vía administrativa".

"Finalmente [sigue la sentencia] y lo más importante es que lo que se debate en el recurso contencioso-administrativo que la apelante formuló, es si el otorgamiento de licencias estatales a residentes vascos requieren homologación por la Federación Vasca o no y ésta es una cuestión que incide de lleno en el propio ámbito competencial de una y otra Federación o incluso en posible discusión de la existencia o no de delegación en tal materia, lo que debe ser objeto de un pronunciamiento de fondo y no de inadmisibilidad, ya que por esta última vía, que es la que patrocina el auto apelado, se resuelve una cuestión que constituye el fondo del pleito. Efectivamente se parte de que la FVA actúa por delegación, sin mayores consideraciones -de ahí que el apelante achaque al auto falta de finura jurídica-, y en base a ello y por aplicación del art. 20 de la LRJCA inadmite el recurso.

FALLO

"Estimar el presente recurso de apelación, interpuesto por la representación procesal de la FEDERACIÓN VASCA DE AUTOMOVILISMO, contra el auto de fecha 1 de abril de 2014, dictado por el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo nº 10 (PO. 24/2013), que anulamos por su disconformidad a Derecho ordenando a dicho Juzgado continúe con el procedimiento judicial, admitiendo a trámite la demanda. Sin expresa imposición de costas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad