Imanol Rojo realizó un auténtico esfuerzo para adjudicarse el puesto 21º en su última prueba en los Juegos Olímpicos de Beijing. La carrera que en un principio iba a ser de 50 kilómetros tuvo que ser acortada a 30 kilómetros y comenzó una hora más tarde de lo esperado por las fuertes rachas de viento que azotaron el Centro Nacional de Esquí de Fondo en Zhangjiakou. Ésta fue una decisión que no benefició en nada al tolosarra, ya que se encuentra más cómodo en las grandes distancias, siendo la prueba de los 50 kilómetros su carrera preferida.

«Me ha dado rabia porque llevaba preparando la carrera cuatro años. Qué más daba hacer 30 que 50, cuando estás en carrera da igual. Por que se acorte no va a haber menos viento ni menos frío. Me hubiese gustado correr los 50 kilómetros porque seguramente hubiese mejorado este puesto», declaró Imanol Rojo al finalizar la prueba.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad