Olatz Arrizabalaga y Andrea Capellán han entrado en la historia de la pelota a mano femenina al ser sus nombres los primeros que se inscribirán en el palmarés del torneo Las Tres Capitales que se estrenó con rotundo éxito, tras ganar 22-15 a Aldai-Mendizabal en la final disputada en el Atano III. Muchas de las finales más recordadas de este deporte han sido las celebradas en este mítico frontón donostiarra y la cancha del barrio de Amara ha rememorado sus tiempos más gloriosos con un ambiente cálido y alegre puesto por los y las 1400 pelotazales que han acudido, casi tantos como en las grandes finales masculinas de los mejores tiempos.

Como curiosidad, en la final de las élites de pelota mixta ejercieron de botilleros dos pelotaris, Miguel Capellán y Juantxo Koka, que se calaron la txapela del Parejas masculina en ese frontón junto a Rubén Beloki. Con el triunfo de hoy, la zaguera riojana ha dado continuidad al triunfo que su padre logró en el 96. En la lucha por el tercer puesto, Barrokal-Gaminde han ganado 18-10 a los oñatiarras Etxegarai-Oses.

Y contra lo ocurrido en las últimas finales, las cuatro pelotaris respondieron dentro de la cancha con juego a ese gran ambiente que ha habido en las gradas, ya que se vio una final de poder a poder. Es cierto que desde el primer pelotazo las ganadoras mostraron otra solidez en su juego y que el control del marcador ha sido de ellas en todo momento, pero sobre todo en el ecuador del partido, hubo un duelo muy equilibrado y espectacular, sobre todo con el juego intenso y agresivo mostrado por las dos delanteras. Se impuso la gernikarra y, echándose el peso de la pareja sobre sus espaldas, Olatz Arrizabalaga fue la mejor pelotari de la final. La vizcaína comenzó el partido olvidándose de sus problemas de manos durante el verano, moviendo la pelota a una velocidad vertiginosa y sacando de su sitio a sus rivales.

Así las cosas, las campeonas del último torneo de San Mateo se adelantaron 6-2, pero Amaia Aldai logró entrar en juego y equilibrar el partido, igualando el marcador a ocho. La de Dima tuvo dudas sobre jugar por culpa de un golpe en la mano, pero ha estado en condiciones de hacerlo y, aunque acumuló demasiados errores para sus intereses, dejó cosas espectaculares. Por ejemplo, emulando a un Oinatz Bengoetxea que ayer jugó su último partido, un par de saques sacados del txoko, como muestra del desarrollo que está teniendo la pelota a mano femenina en los últimos años.

Sin embargo, Arrizabalaga y Capellán se mostraron mucho más precisas ante la multitud congregada en el Atano III y se llevaron una merecida victoria. De todas formas, haciéndose con tanto éxito plazas tan históricas, podríamos decir que la gran vencedora del día fue la pelota a mano femenina en su conjunto.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad